Inicio Gatos Cómo proteger el sofá de los arañazos del gato

Cómo proteger el sofá de los arañazos del gato

151
0
mi gato araña el sofá
A los gatos les encanta estar mucho tiempo tumbados en sitios calentitos y blandos, como el sofá. Foto de: Alexander Belyaev

Proteger el sofá de los arañazos del gato, se vuelve en una tarea urgente conforme tu gato se va convirtiendo en adulto. Cuando es pequeño, aunque es travieso, rara vez lo verás postrarse en el sofá y arañarlo como un loco, pero según crece uno de sus puntos favoritos para afilarse las uñas y marcar, es el sofá ¿te suena de algo?

En esta entrada te explicaré tres motivos por los que el gato araña el sofá, por ejemplo, en vez de su rascador y trataré de salvar lo que queda de uno de tus lugares favoritos de tu casa, el sofá.

¿Por qué el gato araña el sofá?

Es pertinente empezar planteándonos esta pregunta, si el gato tiene todo tipo de juguetes, mimos y atenciones, ¿por qué se empeña en destrozar lo que no debe?

¿O simplemente es así de caprichoso? Igual que le da por comer solo latas, ahora quiere arañar el sofá.

Pues bien, fundamentalmente se debe a dos motivos que veremos ahora mismo.

Uñas en plena forma

gato sorprendido arañando el sofá
Esta es la cara que se le queda a un gato cuando le sorprendes arañando el sofá. Agradecimientos: Ana Hereu

Para los gatos, tener las uñas perfectas, es vital para cazar, pelear y huir. Si las uñas no se mantienen bien afiladas, es más complicado trepar por un árbol, dar muerte a un roedor, luchar por una bella gatita en celo o pelear por el territorio contra un intruso.

Unas buenas uñas también impiden resbalar por superficies planas, como el suelo de una casa humana o coger cualquier alimento de manera más eficiente, ¡es increíble el poder de las uñas!

¿Ahora entiendes por qué tu gato pasa tanto tiempo limpiándose las uñas y afilándolas? Pero te he comentado que son dos los motivos principales por los que tu gato araña el sofá, ¿quieres conocer cuál es el otro?

Marcaje de territorio

Efectivamente, las patitas almohadilladas de tu gatito, esconden glándulas que permiten dejar una excelente carta de presentación allá donde las plasmen.

Supongo que alguna vez has pulsado o apretado las almohadillas de tu gatito mientras lo tienes en tu regazo y lo acaricias, ¿recuerdas lo que sucede? Las uñitas salen a relucir. Este fenómeno tan entrañable, es más complicado de observar en cachorros; ellos tienen prácticamente siempre, las uñas fuera y no controlan todavía guardarlas o sacarlas.

el gato araña el sofá
Los gatos son felices en el exterior y dando rienda a sus instintos más primitivos, aunque para ello tengan que arañar el sofá. Agradecimientos: Gemma García.

Pues bien, acabamos de ver que si pulsamos las almohadillas salen las uñas como si de un resorte se tratara. El gato como tantos otros animales, siempre procura marcar en lugares donde haya mucho tránsito de animales y a ser posible, otros gatos. Es la forma de difundir el mensaje a muchos más individuos. De nada sirve dejar tu huella o tu publicidad, en un rincón, lo mejor es en una calle de gran tránsito. Una de las zonas que más huele a humano y a otros mamíferos, es el sofá. En él nos sentamos todos, ¡incluso tu gato! por eso es un lugar excelente.

El felino va paseando por el suelo y al llegar al sofa, a la altura de sus patas, decide marcarlas. En cuanto lo haga una primera vez, ya querrá hacerlo siempre, puesto que para ellos es importante que las señales se mantengan siempre frescas, de lo contrario, se pueden perder. Y sí, al poner las patitas sobre el sofá salen las uñas, momento en el que el gato, mata dos pájaros de un tiro: Por un lado se afila, y por el otro, marca.

Soluciones a los arañazos del gato en el sofá

A continuación te sugeriré cuatro soluciones que te ayudarán a frenar esta desagradable afición de tu gato, ¡a ver qué te parecen!

Mantener sus uñas cortas

Por qué el gato araña el sofá
A los gatos les gusta estar donde nosotros estamos, pero hay veces que no se comportan como deben y arañan el sofá. Agradecimiento a Paco de «La historia de las Hormigas»

¿Tú te cortas las uñas? Pues tu gato… umm diría que no a menos que no lo hagas tú por él. Los gatos salvajes al igual que los perros y otros tantos animales, desgastan sus uñas con el movimiento.

Un gato que está en casa tienda a tener las uñas demasiado largas y la única forma de desgastarlas es arañando.

Debes cortar regularmente las uñas a tu gato Clic para tuitear

Si se las cortas, tus brazos lo agradecerán porque sufrirán menos arañazos y tu sofá tambien. Ojo, cortar no quitar.

Estoy totalmente en contra de arrancar las uñas a los gatos mediante una operación, ¡pobrecito!

Funda y sofá anti arañazos

Existen fundas e incluso sofás, antiarañazos de gato. Mucho ojo con lo que te voy a comentar ahora mismo:

– Las fundas son mucho más resistentes que los sofás antiarañazos, eso debes tenerlo claro desde ya.

Yo tenía un sofá que según el vendedor era «irrompible y a prueba de uñas de gato» que a los pocos meses quedó destrozado. Me llevé una gran decepción.

Con la lección aprendida, compré una funda para mi siguiente sofá y la dejé bantante holgada. De esta manera, el gato se quedaría enganchado a la funda sin poder arañar el sofá propiamente dicho.

Los sofás antiarañazos no son tan efectivos como piensas. Clic para tuitear

Sin duda este remedio fue muy efectivo, eso sí la funda esta llena de hilos por la acción continua del gatito.

Aquí te dejo una idea de funda, a ver si te ayuda:

Protectores de muebles

Vamos ya con la siguiente opción. Consiste en unos protectores de muebles que son la mar de chulos porque no se ven o al menos, son muy discretos.

Se pegan al sofá mediante almohadillas autoadhesivas y evitan que los gatos rasquen en los laterales o donde quieras pegarlos. La ventaja de este sistema es que no daña la tapicería al contrario que otros más complejos.

A los mininos no les gusta nada arañar cosas lisas, prefieren siempre objetos rugosos como su lengua, por tanto, donde pegues este invento, dejará de arañar. Las opiniones positivas lo corroboran. Mira:

Rascadores perífericos de sofá o muebles

Tras este nombre rimbombante se esconde un rascador esquinero que protege todo tipo de muebles y por supuesto… ¡sofás!

Es una especie de funda de sisal natural de gran resistencia y lino gris, ¡todo un ingenio humano al servicio del gato!

Sin duda, este rascador, es de los más utilizados como remedio antiarañazos, como ¿qué no lo conocías? Pues aquí lo tienes:

Conclusiones

sofá con perro y gato
A lo mejor, tras leer esta entrada, te decantas con un perro como mascota porque no arañan el sofá. Agradecimiento a Paco del canal de Youtube «La historia de las hormigas».

Tener un gato tiene su parte buena y su parte mala. Una de las más desagradables es ver cómo destroza el sofá. Este comportamiento es inevitable reprimirlo por parte de muchos gatos y a pesar de regañarlos no cesan en su empeño.

A priori parece un problema grave pero ya contamos con distintos productos que impiden esta conducta.

Poner al sofá una funda, mantener las uñas del gato aseadas y comprar rascadores o protectores antiarañazos, son buenas formas de proteger nuestros muebles.

¿Te ha servido de ayuda? Espero que sí! Si quieres que tus amigos conozcan estos trucos, no tienes más que compartir la entrada.

DEJAR RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario
Por favor, escribe aquí tu nombre