Home Terrario Anfibios Qué comen los sapos y por qué no matarlos

Qué comen los sapos y por qué no matarlos

0
159
que comen los sapos en el campo
Los sapos son unas máquinas de comer y muy necesarias en los ecosistemas.

¿Qué comen los sapos para multar a un ganadero con 5500 € por matar a 25 de ellos?

A raíz de las últimas noticias sobre un ganadero al que le han multado con 5500 € por instalar un sistema de electrificación mediante cintas eléctricas, para que no se le escaparan las vacas y se ha cargado 25 sapos, sois muchos los fanmascoteros que me habéis preguntado sobre la importancia de estos animales en los ecosistemas.

Para resolver todas las dudas, he decidido escribir la presente entrada en la que pretendo responder todas las cuestiones. Recordad que siempre podéis dejar vuestros comentarios por si algo se me ha pasado y así, de paso, enriquecemos el post entre todos.

¿Qué comen los sapos?

qué come un sapo y si son venenosos
Los sapos comunes son de los más llamativos en la Península Ibérica por su gran tamaño de las hembras. Son grandes devoradores de presas vivas. Foto: @alfaro_wildlife

Recuerdo que cuando era pequeño, las personas mayores del pueblo, nos animaban a matar a todos los sapos que aparecieran ante nuestros ojos. Según ellos, se comían las cosechas. Siempre los veían en los huertos o asociados a masas de agua, como regueras o balsas de riego. También eran abundantes al caer las lluvias, en la noche o combinando ambas.

La presencia de sapos, no sé el porqué, ha creado un binomio sapo – pérdida de cosechas, muy chungo ¡sobre todo para los sapos que son los que mueren! Lo nuestro es más superstición y ya según se lo tome cada uno, se sufre más o menos con su presencia.

En muchos pueblos persiste la tradición infundada de que los sapos se comen las cosechas. Clic para tuitear

Pues bien, los sapos, al igual que casi todos los anfibios, son animales carnívoros. Esto quiere decir que el motivo de que aparezcan sapos próximos a las huertas o campos de cultivo, se debe a su necesidad de buscar presas. Nuestras cosechas atraen infinidad de plagas ávidas por devorar nuestros alimentos y los sapos lo único que hacen, es comérselos y protegernos.

Dicho lo cual, podemos afirmar que los sapos comen:

  • Invertebrados y pequeños vertebrados.

Dentro de los invertebrados englobamos algunos grupos que te resultarán muy familiares como: insectos (Ej. Saltamontes), arácnidos (Ej. Arañas), anélidos (Ej. Lombrices) y moluscos (Ej. Caracoles).

Con pequeños vertebrados me refiero sobre todo a pequeñas crías de roedores u otros anfibios de menor tamaño.

Como puedes observar, la dieta de los batracios es más diversa que el menú del McDonald´s y regulan un montón de especies animales que de otro modo, podrían poner en jaque o por lo menos hacernos aumentar buena parte del uso de fitosanitarios con sus correspondientes productos adversos hacia nuestra salud y economía.

¿Qué comen las crías de sapo?

Las crías de sapo son los renacuajos, y a diferencia de sus padres, se alimentan en las charcas de algas e incluso de pequeños animales que caen en el agua y se ahogan.

En Fanmascotas hemos creado un refugio de sapos y lo hemos grabado para que lo conozcas, ¿quieres verlo?

A propósito, identificar especies por cómo es el renacuajo a veces se antoja complicado, igual que saber ante qué tipo de sapo estamos.

Si te gusta este mundillo de la taxonomía, te recomiendo esta guía que es la que yo uso:

Los sapos son fundamentales en los ecosistemas

Ahora que conocemos qué comen los sapos y sus crías con forma de espermatozoide, no podemos obviar que son muy importantes en los ecosistemas como controladores de plagas.

Los sapos son beneficiosos para el ser humano. Clic para tuitear

Hoy en día, debido a la presión humana y al descenso de precipitaciones, están sufriendo una fuerte regresión de ahí que estén protegidos por las leyes medio ambientales.

Sanciones y protección de anfibios

que comen y como se reproducen los sapos
Aquí vemos a una pareja de sapos haciendo renacuajos.

Si volvemos a la noticia con la que empezaba este post, el ganadero que colocó las tiras eléctricas sin ningún tipo de permiso, ni estudio pertinente para llevar a cabo la acción en una zona húmeda de amplia presencia de anfibios, ha desencadenado el conflicto y activado los mecanismos legales, al dañar o electrocutar literalmente, a estos animales protegidos, de ahí la fuerte sanción.

La versión del ganadero es que él no conocía el impacto que iba a tener sobre los sapos la colocación de esos elementos. Desafortunadamente para él, las leyes no eximen de la pena a quienes las desconozcan.

En mi opinión es un tema bastante complejo y más teniendo en cuenta que para un ganadero (y para la mayor parte de la población) conseguir 5500 € conlleva mucho esfuerzo debido, entre otras cosas, al bajo precio que les pagan por sus productos y animales.

Ahora bien:

¿El acusado está arrepentido por la sanción o por haber matado a los 25 sapos de manera indirecta? Seguramente que esos 25 sapos no murieron del tirón la misma noche y él era consciente de que estaban electrocutándose animales y no hizo nada para evitarlo a menos que dejara la trampa y se desentendiera durante semanas por motivos de fuerza mayor.

Si no hubiera sanción, ¿dejaría ahí esos elementos eléctricos para que no se le escaparan las vacas sin importarle el daño que hacen a la fauna o buscaría otras alternativas? No hay que negar que lo que más nos duele es el bolsillo. Seguramente con más educación ambiental muchos de estos problemas no se darían.

Liberar de este tipo de multas puede crear jurisprudencia para otros casos similares se resuelvan de manera que la muerte de fauna sea algo insignificante, y eso es muy peligroso para la conservación de la biodiversidad.

Dejar sin sanción la muerte de fauna silvestre puede ser peligroso. Clic para tuitear

Si te interesa el tema de las sanciones que se llevan a cabo cuando se mata fauna silvestre, te dejo un enlace muy interesante de SEO Birdlife:

Por ejemplo en el caso de matar una rana de San Antón se sanciona con 300 € o un sapo como el que hemos visto en la noticia, 100 €.

Conclusión

Ahora ya sabes qué comen los sapos y por qué no hay que matarlos.

Es importante desechar ideas que vienen de generaciones ya pasadas y no tienen fundamento biológico como que los anfibios se comen las cosechas o que las mantis religiosas son venenosasYa no solo por no exponerte a una fuerte sanción (según tu renta), sino porque todos los animales tienen derecho a la vida.

La educación ambiental es imprescindible en la preservación de la biodiversidad y evitar delitos ambientales que dañan tanto a la fauna como a las familias más humildes.

¿Me dejas tu opinión en un comentario?

NO HAY COMENTARIOS

DEJAR RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario
Por favor, escribe aquí tu nombre

¡El libro oficial del blog!

"REFLEXIONES ENTRE MASCOTAS"

 

- Escrito por el autor de este blog

- 5 estrellas en Amazon

 

 

 

Apoya Fanmascotas

A %d blogueros les gusta esto: