Inicio Terrario Artrópodos ¿Por qué se mueren los gusanos de seda?

¿Por qué se mueren los gusanos de seda?

Sigue estos prácticos consejos y mejora la vida de tus gusanos de seda.

967
0
Compartir
Gusanos de seda egipcios
Gusanos de seda egipcios

Diez consejos útiles para cuidar gusanos de seda.

Hoy pretendo que si te animas a criar gusanos de seda, les des una vida larga (al menos todo lo larga que puede ser la vida de un gusano) y feliz. Si pones en marcha una serie de precauciones, seguro que consigues tener una buena plaga de estos suaves y seductores insectos.

Errores típicos en el mantenimiento de gusanos de seda.

Para conseguir mi objetivo, he estado investigando y finalmente he creado esta entrada con los errores típicos a evitar. Espero que su lectura atenta te ayude a mejorar los resultados en la cría de estos animales.

Apropósito agradezco a mi detective su ayuda.

Si empiezas de cero, en esto de los gusanos, también te interesará este otro artículo.

1Dejar los gusanos en el exterior.

Si los dejas fuera de casa, quedan lejos de tu control y por lo tanto están a expensas de depredadores como pájaros u hormigas. Recuerda que los gusanos de seda son insectos domésticos y han perdido buena parte de sus defensas, ¡incluso las polillas no pueden volar!

2Ponerlos al sol.

Los gusanos de seda no necesitan solearse. Extraen todo lo necesario de las nutritivas hojas de morera. Si los pones al sol, corren el riesgo de morir por un golpe de calor.
Recuerda evita el exceso de calor. He perdido centenas de gusanos porque al eclosionar tarde, han sufrido olas de calor del verano.

3Guardar los huevos en la nevera.

A mí personalmente, siempre me ha dado malos resultados. Hay muchos criadores que sí los mantienen en la nevera para controlar la eclosión. Cuando he comprado huevos de criadores que los mantienen en la nevera, han nacido ejemplares débiles que mueren a los pocos días.

Te aconsejo, en la medida de lo posible, que adquieras huevos que no han estado en la nevera, ¡el frío industrial les seca y les quema!

4Coger hojas de cualquier sitio.

Coge hojas de lugares de confianza, es importante que las moreras no hayan sido tratadas con fitosanitarios. Recuerda no arrancar los brotes, ¡solo coge las hojas! Hay que respetar también a las moreras.

5Dar poco de comer a los gusanos.

No alimentes a los gusanos cuando te acuerdes. Es un hábito diario. Cuanto más coman, antes crecerán ¡y antes tendrás que dejar de coger morera!

6Usar cajas de plástico.

Las cajas de cartón, que tienen plástico alrededor, no son nada aconsejables. Como tampoco lo son las de plástico. ¿Por qué? No permiten una ventilación adecuada, te recomiendo que uses siempre cajas de cartón sin plastificar.

7Superpoblar las cajas.

Sé que es difícil no hacerlo, porque nacen cientos de gusanos en cada puesta, pero cuantos más ejemplares mantengas en una misma caja, más lento será su crecimiento y más fácil que enfermen. Cuando empiezan a morir por enfermedades, se desencadena una epidemia que puede acabar con tu criadero en pocas semanas.

8Echarles agua.

Los gusanos de seda no necesitan aporte extra de agua. Un exceso de humedad puede acabar con ellos. Así que limítate a cogerles morera, ellos ya extraen el agua de sus hojas.

9Hacer el capullo molestando a los gusanos.

O molestar a los gusanos cuando hacen el capullo… Si lo haces pueden morir al no formar el capullo. Disfruta de cómo lo hacen sin tocarles.

10Darles lechuga.

Los gusanos no son conejos, su alimentación es mono específica. Comen morera y la lechuga no les aporta nada, de hecho va cargada de fitosanitarios. Nunca les eches otros vegetales que no sean morera.

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here